10 diciembre 2006

Asiáticos en guerras ajenas

poster La participació de asiáticos en diferentes guerras fué un hecho más de su larga historia en tierras ajenas. Los ejemplos más directos los encontramos en el caso de chinos, en la Guerra Civil Americana 1861-1865 y la II Guerra Mundial 1942-1945, tanto en el lado norteamericano como por el lado canadiense y el de los japoneses durante la II Guerra Mundial en el lado norteamericano.



Los japoneses durante la II Guerra Mundial fueron desplazados a campos de internamiento tanto en Canadá (ver la entrada Watari dori) como Estados Unidos (ver las entradas Historia reciente y trágica y Testimonios de la guerra) como medida de seguridad, pero no por eso dejaron de pedir sus derechos como ciudadanos de pleno derecho. Los chinos en Estados Unidos se beneficiaron de los Tratados de Neutralidad de 1937 norteamericanos y el reconocimiento de ser el primer páis en enfrentarse a la expansión japonesa durante la Segunda Guerra sino-japonesa 1937-1945.

Durante la Guerra Civil Americana 1861-1865, numerosos chinos participaron en la contienda tanto en batallas terrestres como en la marina. Una referencia importante de la participación china la encontramos en la Association to Commemorate the Chinese Serving in the American Civil War, que recoge datos y listas de participantes chinos, así como parte del devenir de algunos durante y tras la guerra como el caso de Joseph Pierce, que creia ser el único chino de la Guerra Civil Americana. Una guerra que para muchos fué una ampliación de la Rebelión Taiping 1851-1864 que asolaría el sur de China con el resultado de 20 millones de muertos y numerosos desplazados.
Otro de los participantes chinos fue Hong Neok Woo cuya historia merece la pena leer, pues su llegada a Estados Unidos se enlaza con la expedición de Perry (1852-1854) que finalmente abriría los puertos japoneses. Hong Neok Woo se enroló en una de las fragatas de dicha expedición, la Susquehanna, que atracaran en Shanghai en 1854. Molts d'aquest soldats xinesos van veure denegada la seva ciutadanía a causa del sentiment anti-asiàtic que culminaria amb Naturalization Act (1870) y la Chinese Exclusion Act (1882).

La I y II Guerra Mundial sería el siguiente escenario principal para la participación de asiáticos en defensa de sus países de acogida. Canadá rechazaba el alistamiento de asiáticos en sus filas y durante la I GM (1914-1917) se calcula que apenas 300 chinos participaron de los aproximadamente 600 mil hombres que conformaban el ejército.


Han Shih-chang

Con la declaración de guerra de China a Alemania y Austria en 1917, 50 mil culíes chinos, algunos contratados en Canadá, pasarían por Canadá para formar parte de los Chinese Labour Corps franceses que serian pioneros en la contrata de chinos, pues lo normal era contratar sudafricanos, indios, mauritanos, etc. Algunos de estos trabajadores dedicados a mantener la retaguardia y el mantenimiento de infraestructuras caerían durante la guerra (PDF, The chinese labour corps in the first world war labourers buried in France).

Durante la II Guerra Mundial (1939-1945), Canadá continuó con su política de no alistamiento de asiáticos en la Royal Canadian Air Force hasta 1942 y en la Royal Canadian Navy hasta 1943. Su participación abriría las puertas de una nueva época de no exclusión y
el derecho a voto, un derecho demandado por muchos de ellos. La página Chinese Canadian Military Museum, recoge el testimonio de soldados chinos que lucharon bajo bandera canadiense.

Soldados mambises
Como dato curioso e interesante, destacar la presencia china en las diferentes guerras cubanas: Guerra de los Diez Años o la Guerra Grande (1868-1878) y la Guerra de Independencia Cubana (1895-1898), que supondría el fin de la dominación española. La participación de los "chinos mambises" (La inmigración china: ejército libertador de cuba, 1895–1898) tiene el reconocimiento en la frase del general cubano Gonzalo de Quesada "No hubo chino cubano desertor, no hubo chino cubano traidor". Curiosamente al haber trabajado como mano de obra en la construcción de las fortificaciones fueron una fuente de conocimiento importante y no en vano, se conoce el ataque a la guarnición de Manzanillo (1873) como el "ataque de los chinos". Una población que se rebelava de las condiciones y que a menudo dirigían sus quejas a la embajada portuguesa y a su embajador Eça de Queiroz, al proceder muchos de Macao.

Hong Neok WOO
Para la participación de los japoneses-americanos en la II GM y los campos de internamiento ver las entradas: Historia reciente y trágica , Testimonios de la guerra, y el fabuloso álbum fotográfico de Ansel Adams sobre el campo de internamiento de Manzanar.

Otras fuentes de interés:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...